Líderes en patentes

Vinculado a la apuesta permanente de BSH España de innovar en todos sus procesos, en 2015 la compañía fue, según datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), la primera empresa privada en solicitudes de patentes, con un total de 88 solicitudes, la segunda organización por detrás del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El departamento de patentes de BSH España forma parte de la red de propiedad intelectual del Grupo BSH, y sus proyectos y retos se entrelazan y son parte de los propios que tiene el Grupo BSH.

Top mayores solicitantes de patentes nacionales, 2015


¿Qué significa ser líderes en patentes?

FERNANDO PALACIOS: Es la demostración clara del compromiso de BSH España para dar valor a la gran inversión que realiza la compañía en investigación y desarrollo. La compañía cuenta con un gran equipo de personas que trabaja en el desarrollo de los productos a lanzar en el futuro y que generan gran cantidad de ideas susceptibles de ser protegidas por patentes. Todas estas ideas son analizadas y valoradas para solicitar únicamente las que tienen una relevancia estratégica para la compañía. Una cartera de patentes amplia y fuerte garantiza que los productos de BSH puedan tener prestaciones exclusivas en comparación con los productos de la competencia, lo que sin duda ayuda a que sean muy apreciados por los consumidores.

¿Cómo percibe la cultura de patentes en España?

FERNANDO PALACIOS: Creo que ha evolucionado muy positivamente en los últimos diez a quince años, gracias al trabajo de comunicación de las Oficinas de Patentes, tanto Española como Europea, han conseguido que nos acerquemos poco a poco al nivel de los países de nuestro entorno, aunque todavía queda mucho por hacer. Se han implementado servicios para disminuir las cargas derivadas de la obtención de derechos, se han potenciado las ayudas y subvenciones para el fomento del registro de patentes, y también es muy importante que la legislación española se haya adecuado a las legislaciones internacionales. Todo esto permite que la cultura de patentes se extienda y llegue al tejido industrial español.